viernes, 19 de marzo de 2010

Dos costumbres medievales para despertar el amor de una persona



Las damas medievales iban donde un "brujo", quien les punzaba las letras del alfabeto en uno de sus brazos. Si ellas querían transmitir un mensaje chupaban en los orificios de las letras del texto y se aseguraba que la persona a quien iba dirigido, recibía dicho mensaje.

Esta práctica no ha sido desterrada, a pesar del tiempo transcurrido. Algunas personas admiradoras de la Magia Simpática, aún cultivan esta costumbre.
Una mezcla de alcanfor, polvo de sándalo y azafrán por partes iguales, se dice que es uno de los más finos compuestos para quemar, para que los deseos se hagan realidad y para ganar en los juegos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada